viernes, 20 de marzo de 2015

A las que les gusta el golpe

Desde hacía dos días buscaba preocupada saber qué sucedió con una joven que, con dos meses de embarazo, denunció que su pareja la maltrata físicamente. Si le pegas frente a otras personas a una mujer que espera un hijo tuyo, eres capaz de cualquier cosa y, además, de salirte con la tuya. Tipeaba en Google: «Esposa de Jean Deza + Alianza Lima» pero solo aparecía la noticia que yo misma había presentado.

Falsas apariencias

El protagonista de esta historia es un político reconocido. Fue ministro hace años y hoy escribe en diferentes periódicos. Es un profesor universitario que a menudo analiza la coyuntura nacional en la tele. Cuando lo ven defender a capa y espada la reforma electoral pareciera ser un hombre duro que no aguanta bromas. Su gesto adusto confunde, porque en realidad es una persona muy risueña y amable. Yo diría que es hasta coqueto y divertido. Siempre que nos saludamos tiene una frase de halago. Nuestra amistad es el fruto de las conversación off the record en el área de maquillaje del canal. A veces los chismes políticos son más sabrosos que los de la farándula.

¿Un otorrino o un psicólogo?

Hoy es uno de esos días en los que hubiera preferido no despertar, pero el calor y los gritos de mi hijo golpeando la puerta del cuarto me sacaron de la cama a las 8:45 de la mañana. Normalmente a esa hora estoy trabajando en el canal, pero hace dos días que no tengo voz y no he podido ir a trabajar. Hace poco les conté que estaba con una faringitis terrible. Un mes después me volvió a pasar y me deprime. Por si eso no fuera poco, ayer tuve que soportar los consejos de todos los preocupados por mi salud y poseedores de la solución a mi problema. ¿Otra vez, Verito? No te estás cuidando. Seguro no comes bien. Haz ejercicios. Toma vitaminas. Miel con limón todas las mañanas. Haz natación. ¿Estás durmiendo bien?

Los padres a la cárcel

Es triste escuchar a un médico legista decir que encontró 37 lesiones en el cuerpo de un niño de 7 años. Saber que las heridas son producto de los golpes que le dio su padre es aterrador. Quienes las vimos, hemos quedado conmocionados con las imágenes de la espalda marcada del chico. ¡Qué habrá sentido esa criatura! Y no me refiero solo al dolor corporal: ¿qué preguntas rondarán su mente de primero de primaria? ¿Por qué mi padre me odia? ¿Por qué mi mamá no me defiende? ¿Soy malo? ¿Hoy me volverá a pegar? La policía ha revelado que el niño –entre lágrimas– ha dicho que perdona a su papá.


Siempre me ha fastidiado ver en la calle a mamás jalando de los pelos a sus niños y luego ver a los pequeños llorar mientras caminan tras ellas. Pero desde hace un año y diez meses, que nació mi hijo, se me abre un hueco en el pecho cuando veo esas escenas y en más de una oportunidad he estado tentada a intervenir. Pero me detengo cuando pienso que empeoraría todo.

Fabio en look surfista

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...