martes, 2 de septiembre de 2014

Sólo para mujeres (cáp 29): "La Presidenta"

Una de las cosas que me gusta del periodismo es que te permite conocer a la persona más allá del uniforme, la corbata o el maquillaje. Los momentos previos a una entrevista son fundamentales: fuera de cámaras he visto a patanes maltratando a sus esposas, a respetables entrevistados oliendo a alcohol a las 7 de mañana, a candidatos ningunear a sus hijos en un supuesto desayuno familiar.


lunes, 1 de septiembre de 2014

Operativo de arsenal supuestamente bamba

La noticia fue el jueves 28 de agosto. Unos sujetos habían dejado una mochila con armas cerca a Palacio de Gobierno. ¿Se acuerdan? Luego, hubo un operativo y una conferencia de prensa con el Ministro Daniel Urresti mostrando lo hallada en una vivienda. 

Bueno, esta mañana estuvieron las hijas del supuesto fabricante de tal arsenal: Pamela e Ida Chávez. Ellas aseguran que su padre es inocente. Contaron que fue militar y una vez jubilado se dedicó a hacer prototipos para el Estado. Con contrato. O sea, su papá creaba armas y luego las vendía al ejercito y este las fabricaba.


La defensa de Jesús Chávez Sifuentes ha presentado documentos que no han sido aceptados por la justicia. Incluso su nombre aparece en el Portal de Transparencia del Estado.





Supongo que para llegar al prototipo final tendrá que haber hecho varias. La familia del capitán (r) dice que las armas que hallaron sin licencia fueron esas pero que el resto tenía los papeles en regla. Se preguntan si el Ministro Urresti fue sorprendido o si se trata de una figureteada más.    

martes, 26 de agosto de 2014

Sólo para Mujeres (cáp. 28) "Confesiones"

La noche que lo conocí calculé que tenía 28 años. Yo tenía 33, estaba divorciada y sin intenciones de empezar ninguna relación, menos aún con alguien que –supuse- tenía 5 años menos que yo. Pensé que aquel sábado de discoteca sería la última vez que lo vería. Pero al despedirnos quiso que le diera mi celular. Mi primera reacción fue preguntarme: ¿para qué? Pero accedí cuando me pidió que lo dijera lento para memorizarlo: se le había perdido su celular y no podía incluirme a sus contactos. Sonaba a mentira, ¿no? Yo imaginé eso. Creía que se trataba de algún truco de seducción para que me dejara llevar por el momento alucinando que sus intenciones eran ‘serias’.  ‘¡Ay chibolo –pensé- qué iluso!. Le di mi número a la volada y entre risas. Años más tarde, comprobé no solo que aquella vez había perdido su celular, sino que tiene una facilidad impresionante para olvidarse las cosas en todas partes. En eso somos iguales.



Sólo para mujeres (cáp. 27): "Esa Bruja es tu Jefa"

La primera vez que pisé una sala de redacción tenía 21 años. Era sábado 2 de enero, allá por 1998. Cuando el profesor que me convocó para hacer prácticas pre-profesionales me dijo que me esperaba en canal 7 un sábado a las 8 de la mañana, casi me da un infarto. En ese entonces tenía como dogma no abrir los ojos antes de las 11 de la mañana y menos aún luego de la juerga del año nuevo. ¡Cómo cambian las cosas!

Recuerdo el tapizón rojo que cubría toda el área de prensa. Gente caminando de un lado al otro, todos en jeans, había  gritos, risas, mucha bulla. Me encantó. El televisor  y la radio estaban a todo volumen, así como el  scanner, un aparato que capta las comunicaciones por radio de la policía y los bomberos. “Para llegar antes que todos”, me explicó el jefe de reportero o de informaciones, al que llamaban “Chucky”. 

Cando empiezas a trabajar es como si recién empezarás a vivir. Cuando estudias estás con gente de tu edad que andan en lo mismo y tienes la ayuda de tus profesores y familia. En la chamba debes enfrentarte solo al mundo.  
Al inicio parece que en el periodismo existe un trato horizontal a los reporteros sin importar género, porque hombres o mujeres cubren todo tipo de noticias: Desalojos, operativos policiales, huaycos, asesinatos, conferencias de prensa, actividades en el Congreso, Palacio de Gobierno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...